Trump cede a presión y condena a supremacistas blancos


El presidente Trump cambió sus planes para Nueva Tork y volvió a Washington D.C.
El presidente dijo: "Todos somos iguales bajo la ley"
El presidente Donald Trump cedió a la presión de la clase política y de activistas para condenar a grupos de supremacistas blancos expresamente, luego del ataque en Charlottsville, Virginia.
“El racismo es malo… la violencia y el odio racistas no tienen lugar en América, incluido del KKK (Ku, Klux Klan), neonazis y supremacistas blancos… todos somos iguales bajo la ley, y somos iguales bajo nuestra Constitución”, dijo el presidente Trump en la Casa Blanca, a donde volvió luego de interrumpir su parada en Nueva York.
En un discurso que comenzó destacando los logros económicos de su gobierno, el republicano expresó que ordenó al FBI y al fiscal general Jeff Sessions continuar con las investigaciones sobre el hecho donde murió “una inocente”, en referencia a Heather Heyer, la asistente legal de 32 años de edad.
“A cualquiera que haya actuado criminalmente en el acto violento por motivos racistas este fin de semana, se le hará responsable”, agregó.
También se refirió a los dos oficiales asesinados en un accidente de helicóptero el mismo sábado, el teniente H. Jay Cullen y el soldado Berke M.M. Bates, a quienes se refirió como un ejemplo de “lo mejor de América.”
En tiempos como estos, Estados Unidos siempre ha demostrado su verdadero carácter,  respondiendo al odio con el amor, la división con la unidad y la violencia con una decidida resolución para la justicia”, aseguró.
Tras el ataque perpetrado por James Alex Fields Jr., nacido en Ohio y señalado por uno de sus exprofesores como seguidor del nazismo, el mandatario de los Estados Unidos sólo había rechazado la violencia “de cualquier lado”, en referencia a ideologías, pero sin mencionar a los supremacistas.
En Twitter, su vía favorita para establecer sus puntos de vista e incluso para anunciar nuevas políticas, el presidente no escribió nada contra los grupos extremistas, aunque envió sus condolencias a la familia de Heyer, quien murió arrollada y donde también hubo más de 20 personas heridas.
“Mis condolencias a la familia de la joven mujer que murió hoy, y mis mejores deseos a todos los heridos en Charlottesville, Virginia. ¡Muy triste!”, publicó el mandatario.
El domingo, la Casa Blanca envió un comunicado asegurando que el presidente Trump condenó cualquier forma de violencia, fanatismo y odio, lo cual, “por supuesto incluye a los supremacistas blancos, KKK, Neo-Nazi y todos los grupos extremistas”.
La hija del mandatario, Ivanka Trump, también condenó en Twitter los ataques y, expresamente, a las organizaciones supremacistas.
En tanto, The Washington Post y The Independent publicaron que el padre del presidente, Fred Trump, fue detenido en 1927 tras participar en disturbios provocados por el Ku Klux Klan y facistas italianos en El Bronx y Queens.
“Uno de los detenidos fue Fred Trump de 175-24 Devonshire Road en Jamaica”, se informó.
Esta tarde, se espera que el mandatario de los EEUU firme nuevas acciones sobre acuerdos comerciales, aunque en su breve discurso en Washington D.C. destacó que las “las empresas están volviendo” al país, en refencia a las inversiones.
Agregó que se deberá trabajar en la reforma tributaria, para “recortar impuestos” y lograr “mejores acuerdos para los trabajadores estadounidenses”.
El Diario/FB
Share on Google Plus

About El caminante

0 comentarios:

Publicar un comentario