Pasado reciente y futuro inexcusable del PRSC


Por: German Ramirez Jr.
NEW YORK.- En los últimos procesos electorales el Partido Reformista Social Cristiano ha transitado por una carretera muy montañosa, con fuertes curvas, por caminos que nos llevan tan altos, que nos han permitido mirar hacia el horizonte y apreciar ese gran paisaje iluminado por el candente sol, pero solo hemos podido apreciarlo por poco tiempo. Luego, bajamos por caminos súper estrechos hasta lo más bajo que puede llegar una institución política. Los movimientos bruscos que esa carretera política nos ha forzado hacer, ha provocado que algunos miembros salga de este vehículo hacia otros vehículos, quizás por ser más poderosos, o simplemente con pasajeros más claro del camino que deben recoger y con pasajeros más comprometidos con sus asientos en esos respectivos vehículos.
Aunque nuestra situación actual comienzo en el 1996, nos gustaría analizar los dos últimos procesos electorales, que han sido los dos únicos procesos donde el PRSC ha llevado candidatos extra partidos. En el 2012, nos aliamos con el PLD y llevamos como candidato presidencial a Danilo Medina. En el 2016, nos aliamos al PRM y llevamos como candidato presidencial a Luis Abinader. Además, fue en estos dos procesos donde el PRSC organizó sus congresos Joaquín Balaguer III y IV, y donde los delegados que participaron de dicho congreso tomaron la decisión firme de ir solos, independientes, con candidato presidencial propio. Como ya sabemos, esas decisiones luego fueron cambiadas, en nuevas asambleas.
En el año 2011, en el III Congreso Joaquín Balaguer, el PRSC decidió ir con candidatura propia. Para esto se convocó a primarias internas para elegir nuestro candidato presidencial. En ese proceso, se inscribieron el Dr. Espaillat, el senador Aristy, el diputado Bisonó y el Ing. Pimentel, entre otros. Sin embargo, luego se manipularon las cosas para frustrar este proceso, terminando con una asamblea donde primero se le da poderes absolutos al presidente del partido y finalmente se apoya a Danilo Medina, como candidato presidencial para campaña del 2012.
En el 2013, otra vez, en el IV congreso Joaquín Balaguer, las bases del partido, quienes fueron consultados en los pre-congresos que se organizaron, tanto en todo el territorio nacional, como en el exterior, ratificaron una vez más su decisión firme de ir solos, independientes, con candidatos propios en las elecciones del 2016. Esta vez, se acoge una propuesta de la filial de New York, donde se pide que vayamos solos en los tres niveles de elección, presidencia, congresual y municipal; además, que se escojan los candidatos con 18 meses de antelación, para poder organizarnos mejor para esas elecciones.
De manera que, cumpliendo con este mandato estatutario, el partido elige a su candidato presidencial en Febrero del 2015, como también a otros candidatos a senadores, diputados y alcaldes, quedando una cantidad de candidaturas pendientes para elegir en ese mismo año. Sin embargo, en Enero del 2016, en una asamblea ordinaria electoral, decide ir aliado al PRM y proclama a Luis Abinader como nuestro candidato presidencial.
Como podemos apreciar, en ambas ocasiones se cambio la decisión de la gran mayoría de las bases y la sociedad, para apoyar a otro partido. En ambas ocasiones, se produjeron divisiones porque en el PRSC hay varios proyectos: Un sector apoyamos un proyecto de poder 100% reformista, independiente, como hemos decididos en los últimos congresos Joaquín Balaguer, un sector apoya un proyecto donde lo encabece el PLD, como sucedió en el 2012, y otro sector, apoya un proyecto con el PRM, antiguo PRD, como hicimos ahora en el 2016. En ambas ocasiones, los que no fueron favorecidos con sus proyectos extra partidos, en gran parte decidieron apoyar sus candidatos, en contra de la decisión que tomó el partido. Además, en ambas ocasiones, los que no acataron la línea partidaria fueron expulsados del partido, pero también en ambas ocasiones el TSE anuló estas expulsiones, obligando a la alta dirigencia aceptar los expulsados, con sus posiciones anteriores.
También, en ambos procesos, muchos compatriotas comenzaron a promover y presionar que se apoye a un candidato u otro mucho antes del partido tomar su decisión oficial, revelando sus compromisos con otros partidos y candidatos, en detrimentos de un proyecto reformista. En algunas ocasiones, como cuando teníamos candidato presidencial, en el 2015, algunos supuestos Balagueristas, hasta amenazaron nuestro candidato oficial para que apoyara a otro partido. Estas acciones son claras señales de que en el PRSC, seguimos durmiendo con el enemigo. Algo que pudimos apreciar en estos dos procesos, es que los verdaderos reformistas, los que han estado abogando porque orquestemos un proyecto de poder 100% reformista, de una vez y por todas, son los que siempre han acatado las decisiones de sus órganos, aunque no han sido las que ellos han preferido, porque ser reformista es ser leal al partido, a la institución, al PRSC. También, que para el 2020 es inexcusable un proyecto 100% reformista.
Hoy, después de recibir la sentencia del Tribunal Superior Electoral, donde manda al PRSC a recibir a todos los que apoyaron otros proyectos, en contra de la decisión del partido, en sus posiciones, volvemos a repetir la historia por tercera vez. Solo esperamos, como dice el refrán: que la tercera sea la vencida, que esta vez seamos sinceros y nos integremos en un proyecto de poder 100% reformista, y los que no estén de acuerdo que sigan su camino.
Según los estatutos, este año, el Directorio Central Ejecutivo debe celebrar el V Congreso Joaquín Balaguer, para analizar el proceso pasado y definir la ruta a seguir con caras a las elecciones del 2020. No tenemos la menor duda, que las bases tomaran la misma decisión que tomaron en los congresos III y IV, ir solos, independiente, con candidaturas propias. Ahora, en esta ocasión no puede haber excusas, debemos ir solos en el 2020 debe ser una decisión inexcusable, si queremos tener partido después del 2020. Ni la dirigencia, ni la sociedad, toleraría una alianza mas, no es posible, no es saludable, no sería políticamente sostenible.
En ese sentido, volvemos y proponemos, como lo hemos hecho antes, que usemos este importante escenario del Congreso Joaquín Balaguer, para unificar la familia reformista e integrarnos en un proyecto de poder 100% reformista. Aquí, debemos todos hablar con sinceridad, y definir quienes desean ser parte de un proyecto reformista, quienes prefieren seguir aliados al PRM, quienes desean ir aliados al PLD, y quienes entienden que debemos hacer algo diferente. Ahora bien, esta vez, no podemos hacer como hicimos para el 2012 o el 2016, independientemente de la decisión que tomemos. Sea cualquiera que sea la decisión, debemos mantenerla, porque el pueblo ya no cree en nosotros y eso es lo que más nos ha perjudicado, hemos perdido la credibilidad delante de nuestros miembros y ante nuestra sociedad.
Si estudiamos las tendencias sobre lo que más importante para los votantes, nos daremos cuenta que la credibilidad es una de las principales cualidades que buscan en un líder. Ya no importa el discurso, ni el mensaje, sino las acciones, y el mensajero.
Para esto, proponemos lo siguiente:
1) Que el partido escoja su nueva directiva en el Enero del 2018, como mandan sus estatutos, por medio a unas primarias de afiliados o cerradas, de acuerdo al artículo 21, acápite A de nuestros estatutos. Recordamos que el mejor proceso interno fue en el 2005, donde su dirigencia se eligió en un proceso de esta naturaleza. Además, si estamos pidiendo una ley de partido y electoral donde haya más democracia y transparencia, debemos ser nosotros los primeros en dar el ejemplo y los procesos internos de los partidos deben hacer a imagen y semejanzas de los procesos oficiales.
2) Que la elección a los cargos directivos sea de forma Uninominal, de acuerdo con el Párrafo II, del mismo artículo 21 de nuestros estatutos. Más, todos los procesos internos sea mediante el voto directo y secreto, como manda nuestra constitución.
3) Que en esa misma fecha se escoja nuestro candidato presidencial de la República Dominicana. Esto permitirá dos cosas principalmente: Primero, que nuestro candidato pueda comenzar a recoger el país promoviendo sus proyectos. Segundo, que el presidente del partido sea diferente del candidato, responsabilizándose de organizar el partido para poder estar al nivel de nuestros adversarios.
4) Que se escoja el 1ro de Septiembre del 2018 para elegir los demás candidatos a senadores, diputados, alcaldes, etc.
5) Que se adecuen los estatutos y los órganos del partido para tener un partido funcional. Además, que se agregue un artículo en los estatutos donde este claro que para cambiar estas decisiones del V congreso Joaquín Balaguer, especialmente hacer alguna alianza, se necesite el 75% de la matricula del Directorio Central Ejecutivo, no de la votación, sino el 75% de su matrícula.
Entendemos que este es el futuro inexcusable de nuestro PRSC para el 2020. Sabemos que ponerse de acuerdo no es fácil, pero no es imposible. Por esta razón, ofrecemos nuestra humilde opinión. También, sabemos que algunos compatriotas piensan muy diferente y por eso es tan necesario que en este V Congreso Joaquín Balaguer seamos sinceros y nos comprometemos a organizar un proceso democrático y transparente. Esto nos permitirá desarrollar los verdaderos líderes del partido, mas definir claramente que rumbo quiere la mayoría de los reformista tomar. Claramente tenemos tres propuestas diferentes, debe ser en un proceso diáfano y sincero, donde todos debemos tomar la decisión de que camino será, y el que no esté de acuerdo, debe entender que la democracia no es perfecta pero es el método que mejor ha funcionado.
El V Congreso Joaquín Balaguer, es el escenario inexcusable para dirimir nuestras diferencias internas. Debemos, Todos, sentarnos en una mesa redonda, con sinceridad y discutir que es lo que en realidad queremos.
Los pro PLD, que expongan sus razones porque sería mejor para el partido y para el país aliarnos al PLD. Los pro PRM, que también expongan sus razones, así como cualquier otra propuesta diferente. En cambio, nosotros los pro PRSC, también expondremos nuestras opiniones a favor de un proyecto de poder 100% reformistas. No hay excusas para seguir postergando esto. Debemos sentarnos como buenos hermanitos y definir cuál es el rumbo y que ruta critica debe seguir el PRSC, cuál será el camino a seguir. Así que, debe ser el congreso que defina nuestro norte. Luego, como lo manda la constitución, todos los delegados votaremos por que entendamos que más nos conviene individualmente, al partido y al país. 
Si la mayoría de los delegados decide que debemos seguir aliados al PRM, o volver con el PLD, o cualquier otra decisión diferente, el partido debe acatar esa decisión y organizarnos en ese sentido. Pero si, la mayoría decide que queremos emprender un proyecto independiente, con candidatos 100 % reformistas, debemos todos, también, acatar esa decisión. Esa es la democracia, la ley de la mayoría. Ahora bien, si algún compatriota decide no aceptar las decisiones tomadas, lo más saludable para él, para el partido y para el país, es que nos permita a los reformistas seguir nuestro rumbo. No tenemos que ser enemigos, pero no podemos seguir siendo compatriotas reformistas. EN fin, no tenemos excusas para hacer otra cosa que no sea sincerarnos y encaminarnos a la democracia interna, entendiendo que somos una institución de órganos colegiados, donde las decisiones deben tomarse apegadas a los estatutos internos y estos estatutos debe estar cónsono con nuestra constitución.
Fuente:La Bazuca
Share on Google Plus

About El caminante

0 comentarios:

Publicar un comentario